sábado, 10 de marzo de 2018

10 experiencias imprescindibles en Valencia

 
 Valencia huele a naranja y pólvora; sabe a arroz, a horchata y a mar; se siente delicada como la seda, como la brisa del Mediterráneo; se escucha entre voces de mercado y sonidos de vasos brindando entre tapas;  y se observa bonita y coqueta, en todo su esplendor. Valencia es una ciudad con un ambiente sano y divertido. Una ciudad que posee un patrimonio histórico muy interesante y que, gracias a su clima, se convierte en una escapada perfecta para unos días. Es una sorpresa para el viajero que llega sin expectativas y, de repente, se sorprende con las joyas que guardan en el interior sus edificios más emblemáticos. Hoy os invitamos a conocer a través de estas 10 experiencias, todo lo que se puede ver y hacer en Valencia, la ciudad del Turia.


1. Pasear por el casco histórico


   El casco histórico de Valencia -también conocido como Ciutat Vella- es pequeño pero tiene unos cuantos edificios que merece la pena conocer. Además, el ambiente que hay por las calles, con las terrazas abiertas casi todo el año, es algo que seguro os hará disfrutar.

Plaza de la Reina y Catedral


   Comenzamos con el lugar más emblemático de la ciudad, la Plaza de la Reina, un buen punto de partido para descubrir la ciudad. Uno de los edificios que nos llama la atención es la Catedral, originaria del siglo XIII y con una mezcla de estilos barroco, gótico y románico que puede observarse desde su exterior. 


   En su interior, destaca el Santo Cáliz que empleó Jesús en la Última Cena, custodiado en una de las capillas y que ha sido el único reconocido por el Vaticano.


   Al otro lado, podéis disfrutar de la Plaza de la Virgen, donde podréis observar la catedral desde otro punto de vista o visitar a escasos pasos el Museo de la Seda para conocer algo más de la importancia de este codiciado producto en la historia de Valencia.



Lonja de la Seda


   Pero si hay un edificio que respira historia por los cuatro costados, es la Lonja de la Seda. Este precioso edificio gótico fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1996 y era el punto de encuentro de los mercaderes de este producto. Su localización lo convirtió en un importante centro neurálgico para la industria textil y la exportación marítima lo que supuso un impulso económico muy importante para la ciudad.


Otros edificios importantes


    Paseando por el centro histórico os encontraréis otros edificios que bien merecen una visita. Es el caso del Ayuntamiento, un edificio grandioso que puede ser visitado por fuera y por dentro, ya que se realizan visitas guiadas gratuitas - previa reserva - al Salón de Plenos, el Salón de Cristal, el famoso Balcón del Ayuntamiento y el Museo Histórico.

   También merece la pena visitar el Museo Nacional de la Cerámica  para admirar su fachada y su preciosa sala de baile.



2. Perderse descubriendo el arte callejero de El Carmen


   El Carmen es un barrio que está continuamente reinventándose. Un barrio de esos que muestran la vida tal como es, sin retoques ni remordimientos. Es lugar de cañas y tapeo; de locales hipsters y tiendas de barrio de las de toda la vida; de arte en estado puro. Y es que en sus calles podemos contemplar varias obras interesantes de arte callejero. Casi en cada esquina puedes encontrar algo que te sorprenda o te llame la atención, así que aventúrate a perderte. Aquí es donde nuestra expresión "perderse para encontrarse" cobra todo el sentido.



   Si paseáis por allí estaréis al lado de la Torre de Serranos - la más famosa junto a la Torre de Quart-, una de las doce puertas que daban acceso en la época medieval a la ciudad. Construída por el cantero Pere Balaguer, hoy en día es el lugar desde donde la fallera mayor invita a valencianos y forasteros a las fallas. Este acto tiene lugar todos los años el último domingo del mes de febrero.



3. Asombrarse con la llamada "Capilla Sixtina" Valenciana


   No habíamos oído hablar de ella antes y quizá fue eso lo que más nos sorprendió, porque cuando la visitamos, nos encontramos con una auténtica joya que nos dejó absolutamente asombrados. Abierta hace unos meses después de una larga remodelación, la Iglesia de San Nicolás es conocida como la "Capilla Sixtina" Valenciana por los impresionantes frescos que adornan las paredes y techos de este pequeño y escondido edificio. Originarios de la época barroca, las pinturas fueron remodeladas con la ayuda de Gianluigi Colalucci, el mismo que restauró la Capilla Sixtina de Miguel Ángel.




4. Visitar sus animados mercados


Mercado Central


   Uno de los lugares con más ambiente de la ciudad, donde numerosos puestos se dejan abrigar por un edificio de estilo modernista que merece la pena visitar. Podéis daros una vuelta por allí cualquier día de la semana de 7 a 15h, excepto los domingos que se encuentra cerrado.


Mercado de Colón


   El Mercado de Colón ya no escucha los gritos de los vendedores de frutas y verduras que antaño resonaban en sus paredes. Hoy en día se ha remodelado y alberga un espacio dedicado a la gastronomía gourmet con unos 20 locales y un parking subterráneo. El edificio es precioso y es un claro ejemplo de la arquitectura modernista valenciana. No sólo podéis pasaros a degustar alguna que otra tapa, sino que también podéis probar una de las mejores horchatas de Valencia, la de la horchatería Daniel. 


5. Disfrutar de la brisa marina en la Playa de la Malvarrosa


    A escasos minutos del centro de Valencia, encontramos dos inmensas playas de arena blanca que te permiten disfrutar de la brisa del Mediterráneo. El paseo marítimo es muy agradable y cuenta con numerosos restaurantes donde poder tomar una buena paella con vistas al mar. 

   Si se tiene tiempo, se puede caminar desde la playa hacia el interior para conocer los Pueblos Marítimos donde todavía pueden observarse algunos antiguos barrios de pescadores famosos por sus casas de coloridos colores, como es el caso del barrio del Cabanyal.


6. Dar un paseo por los jardines del Turia


   Uno no puede irse de Valencia sin disfrutar de los Jardines del Turia, una inmensa área verde de 9 kilómetros de longitud, construída en el antiguo cauce del río. Es un buen lugar para pasear o montar en bici o incluso para llegar andando hasta el Museo de las Artes y las Ciencias. Y si viajáis con niños, les encantará pasar un buen rato en el conocido como el Gulliver, un impresionante parque de toboganes que tiene la forma de este famoso gigante y que les tendrá entretenidos unas cuantas horas.



7. Sentir el universo en la Ciudad de las Artes y las Ciencias


   La Ciudad de las Artes y las Ciencias no deja indiferente a nadie y es una visita obligada si vais a Valencia. Los edificios son obras del controvertido arquitecto Santiago Calatrava y todos ellos cuentan con diferentes espacios y funciones.

   Nosotros visitamos el Museo de las Ciencias, un espacio donde podrás observar, escuchar, oler, saborear y tocar el universo. De hecho, su lema principal es "Prohibido no tocar", algo que nos encanta. Tres plantas de puro entretenimiento donde pasar unas cuantas horas jugueteando.
       
   También disfrutamos del Hemisfèric, un gran cine que cuenta con tecnología IMAX y que se encuentra en un peculiar edificio que simula la forma del ojo humano. Hay varios pases al día así que te recomendamos revisar la cartelera antes de ir.



8. Dar un paseo en barco contemplando el atardecer de La Albufera


   Nos encontramos con el lago natural más grande de España, un impresionante entorno situado a tan solo 10 kilómetros de la ciudad. Una vez allí, podrás bañarte en una de las cercanas playas de dunas, dar un paseo por los numerosos caminos que lo recorren o disfrutar de la variada fauna que habita en él.


   Pero si de verdad queréis sentir el lago, lo mejor que se puede hacer es dar un paseo en barca. Y si además, es al atardecer, mejor que mejor. Dicen que es uno de los mejores sitios desde donde poder verlo ya que el sol se pone sobre las aguas del lago. 


   Nosotros lo hicimos con Visit Albufera y nos encantó. Nuestro barquero nos fue explicando la historia del lago, su formación, sus actuales usos y los trabajos de conservación que se están llevando a cabo. Vimos varias aves como la elegante garza o el cormorán. Sin duda, una experiencia que hay que vivir si visitas Valencia.


9. Comer un arroz en El Palmar


   Y ya que nos damos el paseo hasta La Albufera, no hay mejor recompensa que comerse el mejor arroz de Valencia. Es en esta zona donde se inventó la paella por lo que tenéis una gran variedad de arrocerías donde comer bien y a buen precio. Nosotros nos fuimos al pueblo de El Palmar por recomendación de varios valencianos y comimos un delicioso arroz del senyoret, típico de la zona y que aún recordamos y se nos hace la boca agua.


  Si se quiere llevar un recuerdo original de Valencia, qué mejor que llevarse arroz cosechado en el Parque Natural de la Albufera. En el pueblo de El Saler, se encuentra Ca Teresa, un restaurante que vende paquetes de un tipo de arroz llamado albufera y que está a caballo entre el arroz bomba y el arroz senia - de hecho, nace de una mezcla de ambos arroces-. 


10. Degustar un menú del 3 estrellas Michelín Quique Dacosta por tan sólo 22€


   A unos pasos del Mercado de Colón, se encuentra Mercatbar, un restaurante del chef Quique Dacosta que nació en 2010 con el espíritu de un gastrobar asequible a todos los bolsillos. Disponen de menú del día entre semana por 15€, aunque nosotros os recomendamos el menú degustación de 22€ (tienen otro de 30€ que también tiene muy buena pinta). Todos los platos que probamos fueron muy originales, como la pizza fría de tartar de atún, y deliciosos. Además, es un restaurante que tira pá la tierra, por lo que probaréis platos tradicionales con su toque moderno.


¿Merece la pena la Valencia Tourist Card?



   La Valencia Tourist Card es una tarjeta turística que permite realizar varias combinaciones según el número de días (24, 48 o 72 horas) que vas a estar en la ciudad. Ofrecen transporte público gratuito por el centro de la ciudad tanto en bus, metro o tranvía. Además, incluye el trayecto de metro entre el centro de Valencia y el Aeropuerto, así como la linea de bus nº 25 que da acceso al Parque Natural de la Albufera.

    Así mismo, todas ellas dan acceso gratuito a los Museos y Monumentos Nacionales entre los que destacan:
  • Lonja de la Seda.
  • Museo Fallero.
  • Museo de Historia.
  • Torres de Serranos y de Quart.
  • L,Almoina.
   Además, ofrece tarifa reducida en otros lugares como la Iglesia de San Nicolás, el Museo Nacional de Cerámica, la Catedral, el Museo de la Seda, así como en los diferentes espacios de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, entre otros. También hacen descuento en visitas guiadas, bus turísticos y numerosas tiendas y restaurantes.

   Pero, ¿merece la pena? Nosotros os aseguramos que si vais a utilizar el transporte público y visitar los museos más representativos, os vais a ahorrar un buen dinero. Os recomendamos que entréis en la página oficial de la Valencia Tourist Card, utilicéis la calculadora de ahorro y comprobéis por vosotros mismos que sí merece la pena. Su precio es de 15€ para la tarjeta 24 horas, 20€ la de 48 horas y 25€ la de 72 horas, aunque si la compras online puede saliros incluso más barata.

Nota aclaratoria: En este viaje contamos con el apoyo de la Oficina de Turismo de Valencia, de la Ciudad de las Artes y las Ciencias y de la empresa Visit Albufera sin que se impusiera ninguna crítica positiva. Todo lo que contamos está basado en nuestra propia experiencia.

2 comentarios:

  1. Vaya Lucía!! Me han sorprendido gratamente todas tus fotos y tus explicaciones del recorrido.Me quedo maravillada y con ganas de volver pronto a la terrera
    Adeu. Amparo Aguillo

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!