viernes, 30 de junio de 2017

Ruta de 10 días por el Sur de Italia


    El Sur de Italia nos ha sorprendido muy gratamente. No estaba en nuestros planes y un vuelo a buen precio nos animó a descubrir una zona que tiene que competir contra la poderosa Roma, la bella Toscana o la maravillosa Sicilia. Pero lo que descubrimos allí nos encantó y nos ha dejado con ganas de volver. Una parte de Italia muy diversa, con una gastronomía deliciosa y con paisajes que se quedan impregnados en tus pupilas. Entre ciudades caóticas, tranquilos pueblos de montaña o preciosas pueblos a pie de playas de color turquesa comenzamos nuestra aventura. En este post os describimos nuestra ruta de 10 días por el Sur de Italia con toda la información necesaria para quedar enamorado de tan bello lugar.


Vuelos


    Volar al Sur de Italia es muy barato si se reservan los vuelos con algo de antelación. Son varias las compañías lowcost que operan en esta zona pero nosotros nos decantamos por precio y por facilidad para montar la ruta por coger un vuelo al aeropuerto de Lamezia Terme en la región de Calabria. El vuelo Madrid - Lamezia está operado por Ryanair y realiza la ruta dos días a la semana. Tienes vuelos desde 35€ el trayecto. El aeropueto de Lamezia Terme es muy pequeñito pero tiene todo lo necesario: varios restaurantes y cafeterías, tiendas de prensa y unas cuantas oficinas de alquiler de coches. También es un buen aeropuerto para alquilar un coche y tomar rumbo sur hacia la isla de Sicilia.

   A nosotros los vuelos nos salieron por 80€ el trayecto ya que los cogimos con poca antelación.

Itinerario


   Para realizar esta ruta contamos con 10 días completos en los que visitamos muchos lugares y muy diferentes entre ellos. En nuestra opinión, si contáseis con un par de días más, sería perfecto. No tuvimos nunca sensación de ir con prisa pero son muchos kilómetros de carretera -y con esas carreteras y esos conductores se hace muuuucho más largo-.

   El viaje está lleno de contrastes. Desde recorrer pueblos de costa, hasta descubrir ruinas arqueológicas pasando por pequeñas islas, pueblos entre montañas o caóticas ciudades. Un gran cóctel a la italiana.


   Nuestra ruta, como hemos comentado, comenzaba y terminaba en Lamezia Terme. Planteamos una ruta circular, por lo que es perfecta para ahorrar tiempo de desplazamiento y conocer más ciudades. Esta es la ruta en coche que nos ha llevado a descubrir una zona maravillosamente bonita y diversa.



     La ruta la dividimos en 11 etapas, en las que hemos contado con 10 días completos y que hemos distribuído de la siguiente forma.

Etapa 1 - Llegada a Lamezia Terme desde Madrid - Cetrar.
Etapa 2 - Tortora - Paestum - Salerno - Ravello.
Etapa 3 - Amatri - Amalfi - Positano - Sorrento - Ferry a Capri.
Etapa 4 - Pasamos el día entero en Capri - Pompeya.
Etapa 5 - Pompeya - Ercolano - Nápoles
Etapa 6 -Nápoles.
Etapa 7 - Nápoles - Altamura - Gravina in Puglia - Alberobello.
Etapa 8 - Alberobello - Ostuni . Brindisi - Lecce - Tarento
Etapa 9 - Tarento - Matera - Civita - Castrovillari - Frascineto
Etapa 10 - Frascineto - Morano Calabro - Cosenza - Nocera Terinese.
Etapa 11 - Vuelta a Madrid desde Lamezia Terme.


Qué ver en cada zona


    En nuestro viaje pasamos por varias zonas y regiones. Aquí os contamos qué ver en cada una de ellos de forma resumida. Empezamos el viaje....

 

Costa Tirrénica


   La costa que se asoma al Mar Tirreno está llena de playas y pueblos que se llenan de turistas nacionales en los meses de verano. Lo mejor es recorrer la carretera que bordea la costa e ir parando en los lugares que más os llamen la atención. Además, adentrándose en el interior, se encuentran otros lugares que bien merecen un visita como, por ejemplo, Cetraro. Un lugar muy recomendable es el pueblo de Tortora, asentado en una gigantesca roca. También conocimos Paestum y sus preciosas ruinas arqueológicas grecorromanas. Este último lugar es el mejor para probar y comprar la famosa Mozzarella de Bufala.

Tortora
Dónde dormimos: A unos 3 kilómetros de Cetraro, ecnontramos un hotel por 26 € la noche al ser temporada baja. El Hotel Piccolo Mondo cuenta con habitaciones dobles sencillas con vistas al Mar Tirreno.

Costa Amalfitana



    El paisaje que ves desde la carretera es un auténtico espectáculo que merece la pena disfrutar y que nos hizo parar unas cuantas veces para tomar alguna que otra foto. Los pueblos que se asientan en esta famosa zona -quizás la más turística de todo el viaje- están cuidados y se pierden entre pequeñas callejuelas e iglesias de coloridas cúpulas. Recorrimos el pueblo de Ravello de noche, mostrándonos parte de su encanto entre el silencio y las cálidas luces que iluminaban las calles empedradas. Por la mañana, nos acabó enamorando al descubrir la Villa Cimbrone, una auténtica joya.

   También recorrimos Atrani, pequeño y único como un diamante;Amalfi, abarrotado de gente pero con un colorido espectacular; Positano, asentado en un lugar totalmente único que nos dejó boquiabiertos. Y, a mitad de camino, nos asomamos al llamado Fiordo di Furore, una diminuta playa enmarcada por un peculiar puente.

Atrani

Dónde dormimos: El Hotel Parsifal está construído en un antiguo convento del S. XIII en el pueblo de Ravello. Su claustro con vistas al mar es una auténtica maravilla, uno de los sitios que merece la pena una visita en Ravello. Las habitaciones son muy amplias. Merece mucho la pena hacer noche en este lugar que por la noche se vuelve mágico.
85

Isla de Capri


   La isla de Capri es fácilmente accesible desde varios pueblos de la Costa Amalfitana e incluso desde la misma Nápoles. Nosotros partimos desde Sorrento en un ferry que nos llevó a descubrir una pequeña isla rodeada de aguas turquesas. Las mejores marcas se concentran en la calle principal de Capri, su pueblo más famoso y lujoso. Pero si algo merece la pena en esta isla es observarla desde el mar, descubriendo todos sus rincones, acantilados y cuevas como la Grotta Azzurra, donde la magia del sol ilumina las aguas de su interior. Gracias a Capri Relax Boats, nos embarcamos en esta aventura dentro de uno de sus barcos, rodeando la isla por completo. Una de las mejores experiencias del viaje.
   

Dónde dormimos: En la segunda población de la isla, en Anacapri, dormimos en el Hotel Bellavista. Como su nombre indica, las vistas desde el hotel son una pasada. Las habitaciones son enormes y el desayuno muy completo. Un bus desde Capri te deja en unos 15 minutos en la misma puerta.

Pompeya y Ercolano


   Engullidas por el Vesubio en el 79 d.C. , estas dos ciudades emergen casi intactas para asombrar a todo el que las visita. Para nosotros, era uno de esos lugares que siempre habíamos soñado con pisar. Y allí nos encontramos, impresionados por la fuerza de la naturaleza. Fue mucho mejor de lo que pensábamos. Una prueba del tesón del ser humano para sacar a relucir una joya escondida entre la lava.

Ercolano

Dónde dormimos: A unos 15 minutos de las ruinas de Pompeya encontramos un hostal a buen precio llamado Pompei in Family. Los propietarios no eran nada agradables, la habitación no tenía ventanas y no tuvimos agua caliente durante la estancia. Hay cosas mejores en los alrededores.

Nápoles


   Nápoles es la ciudad canalla por excelencia. Una mezcla de caos, colores, gritos callejeros, motos pero también de cultura, ambiente y gastronomía. Un cóctel en el que se concentran todos los rasgos característicos del Sur de Italia. Para nosotros, como ocurre con Lisboa, es la decadencia convertida en arte callejero. Y, por supuesto, el lugar perfecto para probar la mejor pizza del mundo, nacida en esta ciudad en el siglo XVII. Imprescindible pasear por su casco histórico, descubrir la enigmática Nápoles Subterránea y admirar el Vesubio desde su paseo marítimo.


   Y ya que estábamos en una de las ciudades más importantes de Italia a nivel gastronómico, no podíamos irnos de allí sin realizar un curso de cocina. Gracias a la Toffini Academy, aprendimos a elaborar un menú típico napolitano. Una experiencia muy recomendable para conocer Nápoles desde otro punto de vista. Además, tienen unos proyectos en mente que van a dar mucho que hablar. Os recomendamos que le echéis un ojo.

Dónde dormimos: Uno de los grandes aciertos del viaje fue dormir dos noches en el That´s Napoli, en pleno centro de la ciudad. Es un pequeño hostal regentado por Guido, un amable italiano con mucho gusto y muy detallista que nos ayudó a planificar nuestra visita a la ciudad y nos recomendó las mejores pizzerias de la zona. La habitación era muy grande y la cama comodísima. El desayuno casero nos encantó. Un remanso de tranquilidad en la caótica Nápoles. Muy recomendable.

Puglia, el tacón de Italia


    Esta región del sur de Italia fue un auténtico descubrimiento. Los pueblos que encontramos nos parecieron de los más bonitos de la ruta y, lo mejor, es que cada uno tiene su seña de identidad. El pueblo más conocido es Alberobello, considerado Patrimonio de la Humanidad, y donde se pueden ver unas construcciones únicas de esta zona, los trullos. Incluso pudimos dormir en uno de ellos -os dejamos la info más abajo-.


     Pero hay mucho más en Puglia. Ostuni nos enseñó el contraste de sus casas blancas y el colorido de las macetas cargadas de flores. En Gravina in Puglia conocimos su espectacular acueducto romano. En Altamura comimos el que es denominado "uno de los mejores panes del mundo", único del lugar.Y en Lecce paseamos por sus calles medievales que conservan también restos arqueológicos romanos e incluso prehistóricos. Ya de camino a la región de Calabria, paramos en Matera, un pueblo que en principio no teníamos en ruta pero que luego nos pareció de los más bonitos y completos.


Dónde dormimos: Dormir en Alberobello es muy recomendable pero si encima duermes en un trullo, se convierte en una experiencia fantástica. En pleno centro de la ciudad, el hotel Le Alcove cuenta con varias de estas típicas construcciones convertidas en espaciosas y cómodas habitaciones. No falta el más mínimo detalle. El desayuno fue el mejor que comimos en todo el viaje. Un capricho convertido en experiencia.


Calabria


    Calabria todavía es una gran desconocida pero es una de las regiones con más potencial turístico del Sur de Italia. Repleta de pequeños pueblos rodeados de naturaleza, la vida cotidiana todavía se deja ver en estado puro entre sus plazas y calles. Conocimos Castrovillari, Civita, Morano Calabro y Nocera Terinese, todos muy recomendables.


   Pero si algo merece la pena en esta zona, es vivir la experiencia de un Agroturismo. Nosotros elegimos el agroturismo Calabrialcubo, regentado por Asunción y Marco, una leonesa y un italiano que reflejan su pasión en todo lo que hacen y en todos los sueños que tienen en mente. No solo disponen de un alojamiento rural con unas vistas increíbles, sino que poseen un restaurante donde cocinan platos con productos ecológicos de su huerta y elaboran artesanalmente una de las mejores cervezas que hemos probado en nuestra vida, la cerveza ´A Magara. Un alojamiento rural donde vivir, comer, beber y sentir la naturaleza en todas sus formas y colores.


Dónde dormimos: Asunción y Marco tienen también un alojamiento llamado B&B dei Vicoli, en el centro de Nocera Terinese. Las habitaciones son muy nuevas y tienen todo lo necesario. Además, es perfecto si tenéis que tomar un vuelo del aeropuerto de Lamezia Terme ya que se encuentra a poco más de media hora.


Información Adicional


Moneda: Euro.
Idioma: Italiano. Nosotros hablamos despacito en español y nos entendían. Además, con tres o cuatro palabras básicas de italiano, puedes sobrevivir sin problema. En los sitios más turísticos tampoco tendréis problema en encontrar gente que hable inglés.

Seguridad


   El Sur de Italia tiene bastante mala fama pero nosotros no nos sentimos inseguros en ningún momento. La gente nos pareció bastante agradable y nos echaron una mano varias veces. 

   Nápoles tiene los peligros que cualquier ciudad grande tiene, así que con andar con ojo con la cartera es suficiente. Quizás se puede evitar el denominado Barrio Español de madrugada pero podéis ir tranquilos por cualquier zona que es una ciudad segura. Además, había bastante policía por la calle. Todo es tener sentido común, como en cualquier otro lugar del mundo.

Conducir en el Sur de Italia


   Aquí sí os decimos que la fama que tienen en el sur no es que sea cierta, es que es peor de lo que nos temíamos. Lo mismo crean tres carriles para adelantar en una carretera estrecha, que se pegan a tu parachoques trasero o te adelantan mientras mandan un mensaje en el móvil. Aquí sí os aconsejamos que alquiléis un coche si tenéis experiencia conduciendo y, sobre todo, si tenéis paciencia para aguantar todas las jugarretas que os harán a lo largo del día.Os recomendamos que alquiléis un coche pequeño ya que hay carreteras  -como las de la Costa Amalfitana- que son bastante estrechas.



   Nosotros lo alquilamos en el mismo aeropuerto de Lamezia Terme con Budget - la compañía low cost de Avis - y nos salió bastante bien de precio (211€ los 10 días) con seguro a todo riesgo incluído. Por suerte no tuvimos que hacer uso de él pero estuvimos cerca varias veces. Por cierto, no es el de la foto de arriba, ojalá.

   Para aparcar tendréis que hacer uso del parquímetro en prácticamente todas la ciudades y en los pueblos más turísticos o importantes. Suele ser más caro a medida que te acercas al centro, así que merece la pena aparcarlo a dos o tres calles y os ahorraréis bastante dinero. Nosotros solíamos pagar entre 1 y 2€ por hora. En Nápoles lo dejamos en un párking público subterráneo ya que estuvimos dos días y no lo necesitábamos para visitar la ciudad. El precio era de 14€ por día.

Nosotros siempre viajamos con IATI Seguros y ahora, sólo por ser lectores, tenéis un 
5% DE DESCUENTO en vuestro seguro pinchando en este enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario!