jueves, 9 de mayo de 2019

Ruta en coche por la costa de Irlanda del Norte


  Hubo un tiempo en el que los irlandeses se peleaban por guardar grandes tesoros dentro de los castillos sin darse cuenta de que el verdadero tesoro de la isla estaba fuera de ellos, dibujado en su preciosa belleza natural. Una belleza infinita que no entendía de murallas sino de libertad. Una belleza que no se pintaba de oro sino de verde. Verde Irlanda. Así es Irlanda y así es su costa norte. Cubierta de paisajes de vértigo y leyendas mitológicas, la costa de Irlanda del Norte es perfecta para recorrer en coche. Es una costa que se asoma entre agresivos acantilados y que guarda miles de historias de castillos y batallas. Es una auténtica joya que merece la pena recorrer hasta el último de sus rincones. En este post os llevamos por una ruta en coche por la costa de Irlanda del Norte, descubriendo sus lugares más espectaculares y pisando los escenarios de la mítica serie Juego de Tronos.


1. Pueblo de Antrim


   No entraba en nuestro itinerario inicial, pero decidimos visitarlo tras la recomendación que nos hicieron unos lugareños en Belfast. Al llegar, nos encontramos un pequeño pueblo de casas bajas, con los comercios despertando a cuentagotas y los locales ojeando la lista de la compra con la tranquilidad que te regala vivir a orillas del lago más grande de la isla, el Lago Neagh.

   Conviene pasar previamente por la oficina de turismo (High St.), situada en un bonito edificio que, en su día, albergaba los antiguos juzgados. Además, cuenta con una pequeña cafetería, muy agradable para tomar algo caliente antes de conocer lo que este cuidado enclave te ofrece. Justo en frente de la oficina de turismo, nos encontramos con la Barbican Gate, completamente remodelada y que constituía la entrada principal de la ciudad con sus dos torres gemelas como referencia. 


Al pasar por ella tendremos acceso a un pequeño paseo que discurre por la ribera del río hasta el lago o, si se tiene poco tiempo, al antiguo Castillo de Antrim, del que únicamente se conserva su torre italiana. A pesar de no ser unas ruinas muy espectaculares, merece la pena darse un paseo por los Jardines del Castillo, del siglo XVII.




2. Castillo de Kinbane


   Quizá sea por encontrarse escondido tras un acantilado, como un tesoro guardado esperando a ser descubierto; quizá por los 140 escalones que hay que bajar para llegar hasta él y, claro, que se convierten después en 140 escalones de subida; quizá porque no ha tenido el honor de convertirse en uno de los muchos escenarios de Juego de Tronos que hay en Irlanda del Norte. El caso es que tendréis la oportunidad de ver las ruinas de este castillo de mediados del Siglo XVI prácticamente solos, con las impresionantes vistas de la Isla de Rathlin de fondo.



3.  Puente colgante de Carrick-a-Rede (Juego de Tronos)


   Contrario al castillo, el puente colgante de Carrick-a-Rede es la atracción turística más importante de esta preciosa costa norte de Irlanda. Y es que para poder recorrer los 20 metros de largo que tiene el puente, tendréis que reservar la entrada por Internet. Otra opción, como hicimos nosotros, es acudir a primera hora de la mañana y probar suerte por si quedara alguna entrada libre. Esto último no lo recomendamos en temporada alta ya que tendréis muchas papeletas para quedaros sin experimentar la sensación de estar colgados a 30 metros sobre el mar.


   A pesar de la gran cantidad de turistas, merece mucho la pena realizar la corta pero emocionante travesía de este puente construído en 1755 por pescadores de salmones que, a día de hoy, siguen lanzando sus redes desde uno de los extremos de la isla. Desde allí, las vistas del Atlántico y la Isla de Rathlin son impresionantes. No es recomendable para personas con vértigo y hay que tener en cuenta que en días de mucho viento, el acceso estará cerrado. La entrada tiene un precio de £9 para los adultos y de £4'5 para los niños.



    Y para los amantes de Juego de Tronos, desde el mismo parking podéis acceder a un pequeño camino que os llevará a una explanada que sirvió de escenario para la serie.

¿Cuándo? - Temporada 2 / varios episodios.
¿Qué ocurre? - Se establece el asentamiento de Renly Baratheon. En el mismo, también entra a formar parte Brienne de la Guardia Real.
Vídeo de Youtube - 




4. Playa de Ballintoy (Juego de Tronos)


   Una pequeña franja de arena da acceso a unas aguas con numerosas rocas oscuras que, si bien no dan pie a darse un fresco baño, sí nos puede traer a la memoria la imagen de las Islas de Hierro de la serie Juego de Tronos. Si tenéis suerte, incluso podréis ver en la misma playa a varios amantes de la serie recreando una batalla con ropa y atrezzo de la época.


¿Cuándo? - Temporada 2 / Episodio 3.
¿Qué ocurre? - Theon Greyjoy es bautizado en el nombre del Dios Ahogado para demostrar la lealtad que siente por su familia.
Vídeo de Youtube -



5. Puerto de Ballintoy (Juego de Tronos)


   A escasos metros de la playa del mismo nombre, se encuentra el Puerto de Ballintoy, uno de los escenarios más perseguidos por los aficionados de Juego de Tronos, sobre todo porque se muestra con una imagen muy similar a la que aparece en la serie, dando la sensación de que va a aparecer en cualquier momento el mismísmo Theon Greyjoy.

Tip Lowcostero: En el mismo parking donde dejáis el coche, encontraréis una casa donde se sirven cafés, tartas y comidas. Si os pilla en hora, os recomendamos comer allí mismo. Los restaurantes de la zona son bastante caros y malillos. Allí comimos bien y barato. Nos vayáis sin probar cualquiera de las tartas caseras, están deliciosas.



¿Cuándo? - Temporada 2 / varios episodios.
¿Qué ocurre? - Theon vuelve a la isla de Pyke y se reencuentra con su hermana Yara. Este lugar representa el Puerto de Lordsport.
Vídeo -





6. Calzada de los Gigantes


   Para mucha gente, entre los que nos incluímos, es la joya de la corona de la costa norte de Irlanda. Un paisaje único que atrae a miles de turistas con el deseo de disfrutar de las formas geométricas hexagonales que han sido esculpidas en la roca basáltica de la zona. Las diferentes alturas de las rocas van formando un cuadro natural mágico que ha sido declarado Patrimonio Mundial por la Unesco con columnas que llegan incluso hasta los 12 metros.



    El paisaje es tan increíble que no hay una única explicación para describir la causa de semejante prodigio natural.  Nosotros os traemos las dos principales explicaciones y vosotros elegís la que más os guste. Lo importante, al fin y al cabo, es disfrutar de lo que la naturaleza nos regala, sea mitología o ciencia.

Explicación mitológica


    Muchos irlandeses aún sostienen esta curiosa leyenda protagonizada por dos gigantes y que es la causa del nombre que hoy posee este rincón de Irlanda del Norte. El principal protagonistas es Fionn, un gigante irlandés que, enfurecido con su homólogo escocés, el gigante Benandonner, decidió arrancar rocas de la costa de Antrim para lanzarlas a su archienemigo. Esto creó una pasarela formada por rocas que permitió a Fionn cruzar hasta Escocia para batirse en duelo con Benandonner. Pero, al ver el increíble tamaño de este, decidió poner pies en polvorosa y volver con el rabo entre las piernas hasta su amada Irlanda.

   Es entonces cuando el gigante escocés le persigue hasta la costa irlandesa pero la mujer de Fionn, en un alarde de ingenio, disfraza a su marido de bebé. Al verle, Benandonner no puede evitar pensar que si el bebé tiene ese gran tamaño, el padre debe ser asombrosamente enorme por lo que decide huir dando grandes pisotones en las rocas, consiguiendo que éstas se hundan en el mar para que su enemistad quede aplacada y dividida por las olas del Atlántico.


Explicación científica


   La segunda explicación hace que nos remontemos a 60 millones de años atrás, cuando grandes erupciones volcánicas esculpieron esta parte de la costa irlandesa. La lava ardiendo se enfrió rápidamente al llegar a la superficie, provocando grietas que, para liberar energía, se proyectaron con estas peculiares formas hexagonales que hoy en día podemos apreciar en las más de 40.000 columnas basálticas que encontramos en la Calzada de los Gigantes.

   Nosotros claramente nos quedamos con la primera explicación. Y vosotros, ¿también sois más de leyendas?

Datos prácticos


    El acceso a la Calzada de los Gigantes es gratuito aunque el aparcamiento, si vais en coche, es de pago. Una opción, que no recomendamos por riesgo de multa, es dejar el coche en el arcén de la carretera que da acceso al Centro de Visitantes. Otra opción es dejarlo en alguno de los aparcamientos que ofrecen los comercios de la zona, más económicos que el "oficial".

   Para llegar a la Calzada desde el Centro de Visitantes podéis bajar andando durante unos 10 minutos por el camino que os indiquen, o si ese día estáis más vaguetes, tomar el autobús que circula continuamente entre un punto y otro. El precio es de £1 por trayecto.


7. Dark Hedges (Juego de Tronos)


  A Manu le hacía muchísima ilusión visitar este lugar, tanto que fuimos dos veces en el mismo día, una por la mañana y otra por la tarde (luego os contamos el porqué, todo tiene su explicación). Esta pequeña y sinuosa carretera está al cobijo de unas espectaculares hayas que fueron plantadas por la familia Stuart en el S. XVIII. Un nido de ramas que la convierten en un escenario tenebroso que los más miedosos evitarían de noche.

   Pero si hoy en día los Dark Hedges son un reclamo turístico de primer nivel es gracias a la serie Juego de Tronos, que lo popularizó cuando lo convirtió en la asombrosa Kingsroad o Camino del Rey.

Tip Lowcostero: La razón de nuestra doble visita fue la gran cantidad de gente que encontramos por la mañana. Hordas de turistas, autobuses y coches aparcados en los laterales deslucían el paisaje y nos dejaban con un mal sabor de boca. Decidimos, por lo tanto, volver a última hora de la tarde a probar suerte y, efectivamente, nos encontramos completamente solos y pudimos disfrutar, esta vez sí, de un lugar que destila magia a raudales.


¿Cuándo? - Temporada 2 / Primer Capítulo.
¿Qué ocurre? - Arya Stark se escapa, disfrazada de niño, por este camino que une Desembarco del Rey con Invernalia.
Imagen -



8. Castillo de Dunluce (Juego de Tronos)


   Con las impresionantes vistas del Atlántico, este castillo del S. XII se agarra con miedo a un peñasco de la costa del Norte de Irlanda. Y decimos con miedo porque parte de su estructura, incluídas las antiguas cocinas, han acabado dándose un baño en las frías aguas que se encuentran a sus pies.

   Hoy en día, las ruinas pueden visitarse y son otro de los lugares emblemáticos que todo fan de Juego de Tronos quiere visitar, aunque hay que tener en cuenta que, en esta ocasión, los efectos especiales transforman bastante la realidad.  Es allí donde se recrea el Castillo de los Greyjoy en Pyke, en las Islas de Hierro.



Imagen en Juego de Tronos (propiedad de HBO)




9. Carretera Binevenagh Scenic Route


    Pasado el Mussenden Temple en nuestro camino hacia Portrush, nos encontramos un cartel que mostraba un desvío hacia el interior, dejando la carretera de la costa a un lado. El cartel rezaba "Binevenagh Scenic Route" y nos entró la curiosidad. Una pequeña carretera de subida sin lineas marcadas nos llevaba hasta lo alto de las montañas de Binevenagh para regalarnos fabulosas vistas del océano y los picos cercanos. Sin duda, mereció mucho la pena y pudimos disfrutar completamente solos de esta no tan conocida carretera.



10. Otros escenarios de Juego de Tronos en la Costa Norte


    A pesar de que el día nos cundió bastante, nos dejamos otros escenarios de Juego de Tronos para una segunda visita a la zona que seguro llegará en un futuro, entre los que destacamos:

- El Castillo de Ward, famoso escenario de Juego de Tronos que recrea la propiedad de los Stark en Invernalia.

- La Abadía de Inch sirvió de escenario en varios episodios para representar The Twins (Los Castillos Gemelos) o The Crossing (Cruce Fortificado sobre el río) entre otros.

- El Parque Forestal de Tollymore es el famoso Bosque Encantado (Haunted Forest) que se encuentra más allá del muro.

- La escena en la que Melisandre da luz a su enigmático Bebé de las Sombras se rodó en las Cushendun Caves.

- El valle de Shillanavogy recrea el Mar Dothraki que Daenerys y Khal Drogo atraviesan en caballo.

- El Mussenden Temple, más conocido en la serie como Rocadragón, es uno de los escenarios más top de la zona y las mejores vistas las tenemos desde la playa de Downhill Strand.

- La Playa de Portstewart es la famosa costa de Lanza del Sol en la serie.

   Como veis, son muchos los escenarios de Juego de Tronos que se pueden visitar, además de otros lugares que no aparecen en la serie pero son increíblemente bonitos. Y es que la costa de Irlanda del Norte a nosotros nos enamoró por completo y fue uno de los recorridos en coche que recordamos con más cariño. Volveremos.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Nosotros siempre viajamos con IATI Seguros y ahora, sólo por ser lectores, tenéis un 
5% DE DESCUENTO en vuestro seguro pinchando en este enlace.

3 comentarios:

  1. Muy buena la información! te invisto a que contactes con nosotros y de ser posible realizar un intercambio de información https://southjets.com/es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Álvaro. Puedes realizar cualquier propuesta o consulta en nuestro correo lowcosteros@gmail.com
      ¡Un saludo!

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario!