lunes, 21 de septiembre de 2015

Safari Urbano por Malasaña: lo que nunca estuvo escondido

   Una persona camina por Madrid y se detiene delante de un mural pintado con spray. Otra persona, minutos después, hace exactamente lo mismo. Las dos personas ven lo mismo pero su opinión es totalmente diferente. La primera lo define como vandalismo, como una falta de respeto, incluso como una chiquillada. La segunda, como una obra de arte, como una imagen con un mensaje para todos, como algo digno de admirar, como la creación de un verdadero artista. El eterno dilema del arte urbano.

La mirada crítica


   Para comprender más este mundillo, realizamos un Safari Urbano por Malasaña, el barrio de moda de Madrid que nos tiene a todos encantados con su lavado de cara y su oferta para todos tipo de personas, mezcla de punkies y pijos, de raperos y hipsters, de abuelos y niños. Pero Malsaña es un barrio canalla, un barrio con esencia de barrio (parece una tontería pero no), un barrio con mucha voz y mucha crítica, con mensaje y con acción. De ahí que sea el escenario perfecto para muchos de los artistas que conocimos. Aquí descubrimos lo que nunca estuvo escondido, lo que siempre estuvo ahí pero que nuestros ojos, movidos por el ritmo de vida de la ciudad, no supieron ver hasta hoy.

Malasaña, el barrio

   El Safari comenzó con una breve explicación sobre arte urbano y sobre su papel en la ciudad. A continuación, realizamos una primera parada para hablar sobre los criticados "tags" o firmas en la pared. Guillermo, bloguero en Escrito en la Pared, nuestro guía y experto en la materia, nos habló sobre el tema tratando de explicar la función de los tags ante miradas en las que se leía desde la comprensión hasta la incredulidad. En nuestra opinión, creemos que los "tags" no ayudan a lo denominado como arte urbano. Y es verdad, no lo condideramos arte y tampoco pensamos que sea necesario para que un artista sea más conocido. Goya no se ha hecho conocido y admirardo por sus firmas sino por sus obras. Es en ellas donde se debe ganar el respeto, la admiración y, en consecuencia, los espacios. Es nuestra humilde opinión.

   Más tarde, conocimos un espacio donde el arte urbano deja el frío de las paredes de la calle para entrar en las galerías de arte. Es aquí donde tiene un papel importante el Espacio [es]positivo que alberga obras de artistas urbanos. Muy cerca, en la misma calle, nos quedamos maravillados ante la primera obra que pasa casi desapercibida, escondida tímidamente en una puerta. Es una mujer creada por el artista Christian Guemy (conocido como C215) con una técnica de superposición de plantillas de colores que da un resultado como el que vemos.

Obra de C215 en una puerta del barrio
   
   Tras ver alguna obra más (no os vamos a desvelar todo para que os animéis a hacer el Safari) conocimos a otro artista digno de admiración, Raúl Casassola. No sólo conocimos parte de su obra sino que, además, nos la explicó él mismo en persona. Destaca su obra "Europa raptada", de más de 15 metros que se puede ver en el mural situado en el Jardín Maravillas de la calle Antonio Grilo, número 8. Una crítica sobre la situación de Europa genialmente representada tras 5 días de trabajo sobre un andamio de dudosa seguridad. A escasos metros de este espacio, en la misma calle, os recomendamos enormemente visitar su estudio donde podéis ver su trabajo. A nosotros nos encantó y, además, Casassola nos pareció muy majete y cercano. Un crack.

"Europa Raptada" de Casassola
Casassola explicando su obra

   También pudimos conocer el trabajo del colectivo Boa Mistura, presente en varias paredes del barrio de Malasaña. Su estilo propio y los mensajes de sus trabajos les han llevado a dedicarse profesionalmente a ello. Famosos por su proyecto "Te comería a versos" en Madrid y Barcelona, tienen otros proyectos muy interesantes. Verdaderos artistas que defienden el Arte urbano para transformar Madrid.

Firmeza de Boa Mistura
   Por último, descubrimos a Borondo, otro artista que nos cautivó por su inconfundible estilo y las técnicas que utiliza. Pudimos conocer y saber algo más sobre su obra "El pueblo", realizada en las ventanas de una cafetería de la plaza de los Mostenses. La historia es curiosa. Este artista dibujó en uno de los ventanales de esta cafetería una imagen de una mujer cuando el local estaba en obras. El dueño, vio el trabajo y le gustó, contactó con él y le pidió que realizara la obra pero, esta vez, ocupando todo el ventanal y utilizando la misma técnica. Para realizarlo, pinta de blanco el cristal y va raspando la pintura para darle forma y hacer que la obra "nazca". Impresionante.

Detalle de "El pueblo" de Borondo

Detalle de "El pueblo" de Borondo

   Estas son algunas de las cosas que descubrimos y aprendimos en el Safari Urbano por Malasaña. Para conocer el resto, tendréis que apuntaros y descubrirlo vosotros que, si no, no tiene gracia. Los chicos de Madrid Street Art project, encargados de este tour por el arte urbano de Malasaña y de proyectos como "Muros Tabacalera" o "Linea Zero" tienen otro safari en Lavapiés que seguro realizaremos en un futuro. Os recomendamos reservar con tiempo pues sus plazas se agotan muy rápido. El coste de los safaris es de 5 euros y podéis reservarlo en su página web.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario!