martes, 21 de junio de 2016

25 experiencias para vivir en Nueva York


   Nueva York es la ciudad que nunca duerme, un lugar que sorprende a la persona que lo visita por primera vez. Es posible que pienses que no, que Nueva York ya lo has visto millones de veces, que nada puede ser diferente a lo que tus ojos ya vieron. Pero nada es igual. La ciudad tiene una magia especial que te atrapa entre sus calles y avenidas, que te hace mirar hacia arriba en busca del final de cada edificio que queda tan lejano. Así es Nueva York, una ciudad llena de pequeñas ciudades, cada una diferente y sorprenderte. Y hoy te traemos las 25 experiencias que no debes perderte en Nueva York. 



1. Ver el atardecer desde el Top of the Rock


   Una de las imágenes que se ha quedado grabadas en nuestra mente es aquella en la que el sol decidio esconderse tras los rascacielos de Manhattan, bañando con un color naranja el cielo y dejando las calles de la capital en una profunda oscuridad. Es curiosa la sensación de seguir viendo la claridad del sol, mirar para abajo y encontrar completa ocuridad. Todo esto puede disfrutarse desde el Top of the Rock, al cual recomendamos ir justo antes del atardecer para disfrutar de sus vistas en tres estados diferentes: de día, atardeciendo y de noche.



2. Pasear un domingo por Central Park


   En medio de una de las ciudades más caóticas del mundo, se encuentra este remanso de paz que te envolverá por completo. Atrás queda el ruido de los coches y las prisas de los business men para dar paso a la tranquilidad de los lagos, el jugueteo de las ardillas y los paseos en calma. Más de 3 kilómetros cuadrados para andar, andar y andar. Ya si hace buen tiempo y lo completáis con un pic-nic... ¡PLANAZO!



3. Disfrutar de un espectáculo de Broadway


    Uno no puede irse de Manhattan sin haber presenciado un espectáculo musical de Broadway. La gran avenida es un ir y venir de luces de neón, carteles y obras históricas como Chicago, Cabaret o Grease. Pero también los más peques podrán alucinar con Aladdin o El Rey León. Nosotros fuimos en Navidad, así que aprovechamos para ver el musical Christmas Spectacular de las Rockettes en el impresionante Radio City Music Hall. Fue una experiencia genial.



4. Realizar el Tour de los Contrastes


    Dicen que Nueva York es la ciudad de los contrastes y no podemos estar más de acuerdo. Pero si de verdad queréis comprobarlo al 100% descubriendo todos sus barrios, os recomendamos que realicéis esta excursión (quizás la más mítica de todas). Durante una mañana recorreréis el Bronx, Brooklyn, Queens y Harlem. Más allá de Manhattan hay mucha vida y hay que verla. Nosotros realizamos este tour con la empresa Nueva York Metro Contrastes y nos encantó. Los guías son muy majos y te hacen vivir cada barrio de una forma especial. Tienen tours en castellano y trabajan con grupos reducidos. Muy recomendable.


5. Tomar un crucero para disfrutar de Manhattan desde el Hudson


    Para nosotros, una de las experiencias más bonitas que recordamos de Nueva York. Escogimos uno de los recorridos que incluía nuestra City PASS, partiendo desde el Suroeste de Manhattan para casi acariciar con los dedos la Estatua de la Libertad, ver cómo los rascacielos del Financial District encienden sus luces y cruzar los puentes más importantes de la ciudad. Otra actividad que recomendamos realizar al atardecer.


6. Ver un partido de la NBA


   Siempre hay que dejarse algo pendiente para una futura vuelta. Nosotros no podíamos hacerlo todo en una sola visita y teníamos que elegir así que dejamos para otra ocasión el que dicen es uno de los espectáculos más impresionantes del mundo. Ver un partido de NBA es historia, ambiente y magia. Seguro que en el futuro lo podremos comprobar. En Nueva York tenéis dos opciones: ver un partido de los Brooklyn Nets en el Barclays Center o ver uno de los New York Knicks en el mítico Madison Square Garden.


7. Dormir al menos una noche en pleno Manhattan


   Dormir en pleno Manhattan no entrará dentro de los planes más lowcosteros del mundo pero es una experiencia que hay que vivir. Irte a dormir tras caminar desde Times Square y despertar en el bucllicio de sus calles, que nunca dejaron de estar despiertas, hay que vivirlo al menos una vez en la vida. Nosotros fuimos invitados por el Hotel Giraffe (de estilo moderno) y el Hotel Elysée (de estilo más clásico) a vivir una noche entre sus habitaciones. Los dos hoteles tienen una ubicación inmejorable - en pleno Manhattan - y ofrecen habitaciones espaciosas con desayuno buffet incluído y cata de vinos y quesos a media tarde para todos los clientes. Puedes encontrar habitaciones desde 195 $ la noche. Un capricho que bien merece la pena vivirlo una vez en la vida.


8. Ir por primera vez a Times Square de noche

    Si, evitad ir de día la primera vez. Disfrutar de toda su majestuosidad y luminosidad de noche. Es para quedarte con la boca abierta. Si estáis en año nuevo, incluso a lo mejor os atrevéis a ver la famosa cuenta atrás desde la misma plaza. Eso si, no apto para claustrofóbicos.


9. Empaparte del espíritu neoyorquino recorriendo la famosa 5ª Avenida


   La 5ª Avenida es la calle más famosa de Nueva York, donde se aglomeran los comercios más importantes y donde la vida transcurre a otro ritmo. 14 kilómetros llenos de vida que seguro te encantarán. Se puede recorrer por partes según la zona que vayas a visitar.


10. Vivir la pasión de una misa Gospel


   Otra de nuestras experiencias top ya que no dejamos de tener en ningún momento la carne de gallina. Es impresionante observar cómo la gente siente y vive las misas. Las voces son espectaculares y la gente se mueve y alza los brazos al ritmo de la música. Nosotros fuimos a la Brooklyn Tabernacle y la gente nos recibió con los brazos abiertos. No había tantos turistas como en otras y te hacen partícipe de todo cuanto allí ocurre. Espectacular.


11. Perderte por el complicado metro de Nueva York


Vale, quizás no suena a planazo pero montarte en esos vagones que has visto en mil películas y recorrer su complicado entramado de líneas es una experiencia en si misma. Andaros con buen ojo pues hay mil bifurcaciones, estaciones donde el metro no para, líneas que te llevan al lado opuesto sin que te des cuenta, etc.


12. Sentirte Carrie Bradshow por un día (de forma lowcostera)


   Nueva York es caro lo mires por donde lo mires pero si sabes mirar bien puedes encontrar alguna que otra ganga. Para hacer compras low cost puedes visitar los Century 21 de Manhattan o, si de verdad quieres ahorrar en compras, te recomendamos ir a alguno de sus outlets cercanos. Nosotros fuimos al Jersey Gardens, un impresionante outlet en Nueva Jersey, a 45 minutos de Manhattan.


13. Sentir que viajas al extranjero visitando China Town y Little Italy


   ¿Estoy en China? Noooo, estás en pleno Manhattan a pesar de los múltiples carteles, tiendas y restaurantes con letras chinas. Una de las comunidades chinas más grandes del mundo que bien merece una visita y una buena experiencia gastronómica. A escasos pasos se encuentra Litte Italy, el barrio de los inmigrantes italianos que va cediendo espacio con los años.



14. Reflexionar sobre el excesivo consumismo americano


   Hay un punto en todo viaje a Nueva York en el que uno se plantea hasta dónde puede llegar el consumismo de esta sociedad. A nosotros nos pasó después de visitar la tienda de muñecas de American Girl Place donde familias enteras arrasan con estanterías de muñecas de 100 $ a las que después someterán a intensas sesiones de peluquería, cambios de ropa y hasta meriendas exclusivas en su particular restaurante (a un precio totalmente desmesurado). A dos pasos, una persona abre su mano pidiendo comida y a nadie parece importarle. Las dos caras de Nueva York: una experiencia que te hará reflexionar.



15. Visitar un mercadillo de Brooklyn


Ir a un mercadillo en Brooklyn y comprar algo de segunda mano es un plan muy del estilo neoyorquino. A nosotros nos encantan los mercadillos porque en ellos está impregnado el estilo de vida de la ciudad y el carácter de sus ciudadanos. Nosotros fuimos al Brooklyn Flea que durante todo el año es al aire libre excepto en Navidad que se realiza en el interior de una nave industrial.

16. Culturizarte en alguno de sus grandes museos


Esos que has visto tantas veces en la tele, que salen a diario en los medios de comunicación y que tenías tan idealizados... Y de repente, te encuentras allí, en el MoMa admirando un cuadro de Andry Warhol o en el American Museum of Natural History contemplando el impresionante esqueleto de T-Rex. Cada uno de ellos son para pasar una mañana o una tarde entera y, aún así, no verlo al completo.

MoMa

17. Hartarte de comida rápida


   ¿Puede haber mejor plan para después de visitar uno de esos grandes museos? Nueva York tiene comida de todos los estilos y para todos los bolsillos pero hay que probar sus deliciosas hamburguesas, sus recargados perritos calientes, sus tartas, sus muffins... ¡se nos hace la boca agua sólo de pensarlo! Ya sabes, es el momento de dejar la dieta aparcada.

18. Visitar la zona 0 y emocionarte


   El trágico suceso del 11 de septiembre de 2001 tiene un memorial impactante y muy emotivo. En la misma zona 0 también podéis visitar el National September 11 Museum y revivir alguno de los testimonios de los afectados. Es duro pero merece la pena.



19. Pasear a primera hora de la mañana por Wall Street


      Es una de las zonas más míticas de Manhattan y nosotros os recomendamos que vayáis a primera hora de la mañana y, a poder ser, entre semana para verlo en su máximo esplendor. Números que van y vienen y corredores de bolsa trajeados son la imagen que podréis disfrutar. Muy típico, ¿verdad?



20. Admirar los edificios históricos de Manhattan


   A Manhattan hay que ir con el cuello bien entrenado ya que te pasas la mayor parte del tiempo mirando hacia arriba. Y es que rozando el cielo americano podéis encontrar auténticas joyas y edificios míticos como el Empire State, el Flatiron Building, el Chrysler Building y el One World Observatory Center.

Flatiron Building
One World Observatory
Empire State desde el Top of the Rock

21. Recorrer High Line y ver Manhattan desde otro punto de vista


    Un agradable paseo construído sobre unas antiguas vías del tren en las alturas. Es el recorrido idóneo para ver Nueva York desde otro punto de vista y si, seamos sinceros, para cotillear disimuladamente lo que se esconde tras las ventanas de los vecinos.



22. Perderte por las callecitas del barrio West Village


   Es el barrio que nos enamoró de Nueva York, un pequeño oasis de casas bajas y ambiente tranquilo a dos pasos de los grandes rascacielos y las ruidosas avenidas.  Poco se puede decir,  más que hay que pasearlo de arriba a abajo y, después del esfuerzo, daros el capricho de tomar un cupcake de Magnolia Bakery, la afamada pastelería de Sexo en Nueva York..



23. Vivir el ambiente del Chelsea Market y sus alrededores


   Muy cercano al barrio de West Village, encontramos el barrio de Chelsea con su ambientado Chelsea Market que abre a diario. En él se pueden encontrar todo tipo de restaurantes, tiendas de ropa, de muebles, de decoración... Para pasar un buen rato.


24. Revivir los lugares y escenas de tus series y pelis favoritas


   Los amantes de la gran y pequeña pantalla están de enhorabuena en esta ciudad pues es el escenario de muchas de las pelis y series que vemos. Además de poder contratar tours que te enseñan los lugares de rodaje más famosos, también puedes encontrar mucha información en Internet y seleccionar lo que más te apeteca. Friends, Sexo en Nueva York, Jungla de Cristal, Manhattan, King Kong, Spiderman, Cazafantasmas, etc.


25. Pasear por los puentes que llevan a Manhattan y disfrutar de las vistas


   Los puentes de Nueva York son una maravilla arquitectónica en si misma pero además te ofrecen las mejores vistas de la Gran Manzana. Puedes cruzar tanto el Puente de Brooklyn como el Puente de Manhattan y asombrarte con su estructura y enamorarte de la imagen que te regala.

Puente de Brooklyn visto desde el Puente de Manhattan

Nosotros siempre viajamos con IATI Seguros y ahora, sólo por ser lectores, tenéis un 
5% DE DESCUENTO en vuestro seguro pinchando en este enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario!