martes, 31 de mayo de 2016

Paracas, donde el desierto se une con el mar


   El final de un viaje suele ser más triste que el principio del mismo, eso es inevitable. Paracas nos recibía con la dificil tarea de dejarnos con buen sabor de boca tras un viaje de más de 40 días que nos había llevado por los rinconces más bellos de Perú, Bolivia y Chile. Dejábamos atrás Ica y su espectacular oasis en mitad del desierto. Pero aquellas dunas nos seguían acompañando y fue aquí, en Paracas, donde descubrimos que el desierto también desemboca en el mar. Algo imposible pero tan real. El desierto y el mar, el contraste soñado, las formas que siempre se muestran alejadas, ahora unidas en un paisaje único. En este post os contamos cómo esos paisajes de la Reserva de Paracas y el impresionante tour por las Islas Ballestas fueron la mejor despedida para este gran viaje.


Paracas: entre pescados, pelícanos y madera


   Quizás resulte un título un tanto extraño, pero nuestro recuerdo de esta ciudad está invadido por el olor a la lonja de pescado, el divertido caminar de los pelícanos y el sonido del tallado de madera de nuestro amigo Sansón, un artesano apasionado por su trabajo y su cultura que refleja en cada una de sus obras. 

   Sansón (Pukasoncco) está orgulloso de su pequeño taller en Paracas. Tímidamente, comienza a hablar con nosotros y en él se percibe el entusiasmo por aquello que hace. Le propusimos entonces que nos hiciera el que iba a ser nuestro recuerdo del viaje y despidiéndose con un "gracias por este bonito reto" se alejó con una sonrisa para ponerse manos a la obra. Lo que tras un día de trabajo nos entregó, fue una pieza cargada de historia y simbolismo que superó con creces nuestras expectativas y que nos explicó con una sensibilidad que nos emocionó. Realmente os aconsejamos que paséis por su taller en el paseo marítimo de Paracas. El olor a madera y su sonrisa al recibiros son las coordenadas de localización =)

   Como buena ciudad de costa, en Paracas se come muy buen pescado aunque (tip lowcostero), conviene alejarse de los excesivamente turísticos - y por lo tanto caros - restaurantes del paseo marítimo. Alejandose unas calles se pueden encontrar las exquisitas conchitas (vieiras pequeñas) a la parmesana a un módico precio. Deliciosas.


   Al atardecer es más que recomendable dar un paseo por la playa y sentarse en el muro del paseo marítimo para contemplar el ajetreo de pescadores en el puerto preparando sus barcas para una noche de pesca o los pelícanos que se dejan llevar por el vaiven de las olas del mar.

 

Islas Ballestas, las Galápagos lowcosteras


   Las Islas Ballestas, también llamadas las "Galápagos de los pobres" - aunque nosotros preferimos las Galápagos lowcosteras - son el principal reclamo turístico de Paracas. Forma parte de una Reserva Nacional debido a su gran multitud de especies marinas y aves que allí se pueden encontrar. Para visitarlas, es necesario contratar un tour en lancha que te lleva a los principales puntos de interés y que merece mucho la pena.


   El madrugón que nos dimos comenzó a tener sentido cuando observamos los primeros grupos de pelícanos y su delicado vuelo acariciando el mar. Así transcurrió el trayecto hasta nuestra primera parada, el Candelabro, un geoglífo del cual se desconocen muchos datos y del que cuentan numerosas leyendas.



   A continuación, la naturaleza en su máximo esplendor. Cientos de aves guaneras sobre nuestras cabezas, tímidos pingüinos de Humboldt que se asomaban para recibirnos sobre las rocas y el tranquilo jugueteo de los leones marinos que miran a cámara sabiendo que son los principales protagonistas. Ni la Preysler, oye.



   Es impresionante la cantidad de especies que puedes encontrar en estos pequeños islotes. Sólo nos queda pensar que así se mantendrá siempre, que lograremos no invadir de nuevo un territorio que no es nuestro pero que nos recibe con los brazos abiertos. Cuidémoslo...



Precio: Para contratar este tour, lo mejor es preguntar en varias agencias. Suelen tener precios similares (alrededor de 50S/.) pero algunas salen de puertos privados, con lo que os ahorraréis los 10 S/. que cuesta utilizar el puerto público. También hay que sumarle 10 S/. de la entrada a las Islas Ballestas. Suelen rebajar algo el precio si también contratas un tour por la Reserva de Paracas.
Duración: 2 horas - 2 horas y media.
Horario: 8:00 a.m.

Reserva de Paracas


   Cuando el desierto se mezcla con el mar da lugar a un paisaje que parece sacado de un cuento. Las dunas dan paso a las olas y el color de sus playas y del mar crean un bonito cuadro en lo que parece el fin del desierto. La Reserva de Paracas ya sólo merece la pena por eso pero hay mucho más que nosotros pudimos ver y que os contamos a continuación:

  • La Catedral es una formación rocosa que debe su nombre a su parecido con las bóvedas de estos edificios religiosos aunque, en la actualidad, parte de su estructura ha sido engullida por las bravas aguas del Pacífico.

  • La impresionante Playa Roja. con ese impresionante color rojizo a causa de sus arenas volcánicas.


  • La Playa de la Mina, una playa en la que el baño está permitido y que debe su nombre a una antigua mina que se localizaba en el extremo sur de la playa.
  • La Playa Lagunillas, donde ya se asientan varios restaurantes turísticos con precios desorbitados. Eso sí, hay postales cercanas que los pelícanos se empeñan en que disfrutemos. Tenemos que decir que nos hemos vuelto fans de estos animales. Son geniales.


   Para realizar este tour, podéis contratar un tour organizado por una de las muchas agencias de Paracas o contratar un tour privado para moverte líbremente y ver alguna cosa más. El precio es prácticamente el mismo si sois dos o más, con una diferencia de no más de 10 soles (2,5€). Merece la pena. Nosotros contactamos con Augusto Quispe, un taxista muy agradable y con muchos conocimientos sobre la zona.
Precios: Tour organizado 30-35 S/. - Tour Privado 40 S/. En ambos casos hay que pagar 10 S/. para entrar a la Reserva de Paracas.
Contacto Augusto Quispe: +51 983 522 740

Cómo llegar a Paracas

   
   Paracas está a un corto camino desde Ica o desde Lima, por lo que son muchas las conexiones que hay desde estas dos ciudades en bus. Las empresas como Oltursa o Cruz del Sur te dejarán directamente en el centro de la ciudad ya sea desde Ica (1 hora - 25S/.) o desde Lima (3 horas - 45 S/.). También hay servicio desde Nazca.

   Otras empresas como Flores y Soyuz son más económicas pero dejan en la carretera Panamericana y de ahí se puede llegar en colectivo o taxi hasta el centro. 

Dónde dormir en Paracas


   A pesar de lo pequeño que es Paracas, nos asombró que cuenta con alojamientos de todas las categorías, desde hotel de 5 estrellas hasta alojamientos para mochileros. En la calle principal podéis elegir entre varios hostels. Nosotros nos alojamos en Willys House ya que la habitación nos pareció amplia y limpia. Pagamos 45 S/. (12€) por una habitación doble con baño privado, WiFi y desayuno incluído. Luego nos dimos cuente que la cocina compartida estaba bastante sucia pero para una o dos noches no está mal.

También os pueden interesar:

 

 
 
 
Nosotros siempre viajamos con IATI Seguros y ahora, sólo por ser lectores, tenéis un 
5% DE DESCUENTO en vuestro seguro pinchando en este enlace.

2 comentarios:

  1. Paracas... No sé porqué pero me esperaba más de este lugar. Eso sí, la Reserva Natural impresionante!! Nosotros la recorrimos en bici (q es otra opción) a nuestro ritmo y nos encantó! Lo primero q pensé es q estaba en Marte! (Y en la d pelis a se podrían rodar con ese 'escenario' natural!).
    Ayy Perú, q bonito eres!!!

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. El pueblo en si no tiene mucho. A nosotros nos gustó porque fue la última parada del viaje y nos resultó tranquilo, así que nos vino bien para descansar. La reserva es una pasada, tiene lugares preciosos y ya sólo por eso merece la pena una visita. Un saludo!

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario!