lunes, 16 de mayo de 2016

Ica, y de pronto el desierto


   Y de pronto el desierto. Todavía con la resaca de nuestros recuerdos de Arequipa y el blanco de sus calles. Y de pronto los colores. El azul del cielo en contraste con los tonos desérticos, la arena, las palmeras y el sol. Y de pronto agua. Allí en mitad del desierto, descubriendo el Oasis de Huacachina y soñando con surfear sus dunas tras una alocada carrera de buggies. Y de pronto la tradición. El pisco, la bebida del Perú, la de las noches divertidas y la posterior mañana gris y mareada.

Y de pronto…Ica.


  
   Impresionante, ¿verdad? Pues Ica es mucho más que dunas y arena. Aquí os contamos todo lo que podéis VER Y HACER:


Visitar el Oasis de Huacachina 


    Un pequeño lago rodeado de inmensas dunas de arena, con palmeras que se alzan hacia un cielo azul inmenso y que luchan contra la aridez del suelo. Un lugar con el que siempre soñaste, ahora ante tus ojos. Lo imposible volviéndose realidad. Un oasis en mitad del desierto.


    El Oasis de Huacachina es la mayor atracción turística de Ica y es por ello que nos pareció sobreexplotado aunque no podemos negar que es un sitio especial que hay que ver. Desde aquí son varias las agencias que realizan los famosos paseos en buggie para realizar sandboard. También hay unos pocos alojamientos y restaurantes que, seguramente, no ofrezcan la mejor calidad posible dada su inmejorable – y turística - situación.

    Llegar hasta el Oasis de Huacachina es bastante sencillo. Un moto-taxi te deja en unos 10 minutos desde el centro por 5 s/. Los taxis desde La Angostura suelen cobrar unos 10 s/. aunque nosotros lo compartimos con 3 chicos más que iban al mismo hotel así que nos salió bastante económico.


Soltar adrenalina con un paseo en buggie + Sandboard en las dunas del desierto de Ica


   Si llegáis al Oasis de Huacachina veréis unas cuantas agencias que ofrecen estos divertidos paseos en buggie y que complementan con la actividad de sandboard en las dunas. Podéis preguntar en varias y regatear para encontrar el mejor precio ya que casi todas ofrecen lo mismo.


    El paseo y el sandboard son dos actividades divertidas aunque para nosotros el mejor momento fue ver el atardecer desde una inmensa duna. El desierto, infinito, volviéndose rojo, con el sol tiñendo de naranja el cielo, es un momento especial que nunca olvidaremos.


Precio: 30 soles por persona. Hay que regatear.  Si se desea un buggie sólo para dos personas, el precio se encarece.
Tip Lowcostero: Nosotros le echamos algo de “morro” y pedimos que nos pusieran en la primera fila del buggie. Las vistas y la adrenalina desde allí son una pasada. 

 Disfrutar (y aprender) en la Ruta del Pisco


    Otro de los atractivos de la ciudad es la posibilidad de realizar una ruta diferente, conociendo las principales bodegas de Pisco del país. Pero ¿qué es el pisco?

  •  El pisco, la bebida del Perú

   El pisco es una bebida destilada con una graduación bastante elevada y que es parecido al aguardiente que realizamos en España o la grappa de Italia. Pero lo que le caracteriza, a diferencia de los anteriores, es que se produce destilando vino en alambiques de cobre y no destilando orujo. Para ello, se utiliza un tipo de uva que crece en la zona, la uva pisquera y se comercializa en multitud de variedades diferentes (quebranta, torontel, en crema…). Tiene denominación de origen y es la base del cóctel más internacional de Perú, el Pisco Sour.

  •  La ruta del pisco en Ica

    Hay varias bodegas que pueden visitarse en Ica y podéis o bien contratarlo con un tour organizado o bien realizarlo por vuestra cuenta, seleccionando las bodegas que queráis conocer. Nosotros hicimos lo segundo y visitamos dos de las más importantes: El Catador y Tres Generaciones. Las dos están una pegada a la otra y son el resultado de la disputa entre varios hermanos de la herencia de una bodega familiar. Mientras la bodega El Catador sigue produciendo el Pisco de forma tradicional, en Tres Generaciones decidieron industrializar la producción. Las dos se pueden visitar de forma gratutita y, al final, podéis realizar una degustación – también gratuita -. Si queréis comprar buen Pisco, en estos lugares suele ser más económico. Nosotros lo vimos el doble de caro en un supermercado de Lima.


Horario: Normalmente abren de 9:30 a 19:30, todos los días del año.
Precios: Entrada y tour gratuitos. Botella de pisco pequeña 15 s./, grande 30 s./. Tienen una mermelada de chirimoya que está deliciosa y cuesta 4 s/.

   Existe otra bodega que es la más importante y famosa de Ica. Es la bodega Tacama aunque también es la más industrial. Ofrecen tours gratuitos de 1 hora con desgustación. A nosotros no nos dio tiempo a visitarla ya que se nos hizo tarde. 

 

Dónde comer


   Para comer en Ica la mejor opción es hacerlo en el centro. Es la zona donde comen los locales por lo que hay inifinidad de restaurantes con precios muy bajos. Nosotros comimos en una chifa - restaurante que fusiona la comida peruana y china- por 8 soles (2€). Tanto en la urbanización La Angostura como en el Oasis de Huacachina, los precios son más elevados.

   En la misma Plaza de Armas de Ica hay un sitio en una de las esquinas que venden unos riquísimos helados de pecana o de lúcuma (2s/.). Es famoso entre los iqueños.

Un sitio muy recomendable aunque más caro es La Olla de Juanita, situado en la zona de bodegas que os hemos comentado. Los platos rondan los 35 s/. pero están deliciosos. Ya nos apetecía pegarnos un homenaje y probamos un plato de Tacu-tacu y otro de arroz con pato a la huacaina. Pagamos 80s/. (20€) con dos bebidas. Las raciones son muy grandes y de calidad.

 

Dónde dormir


    Si andáis con un presupuesto ajustado, la mejor opción es hospedarse en algún alojamiento del centro de la ciudad Podéis encontrar alojamiento desde 15 s/. por persona. Otra opción es dormir en la urbanización La Angostura que es, digamos, la zona más protegida y segura – y por lo tanto cara – de Ica.

Aún así se pueden encontrar buenas ofertas ya que hay bastantes hoteles dentro de la urbanización. Nosotros fuimos invitados por el Hotel Villa Jazmín para pasar una noche y, nos gustó tanto, que terminamos quedándonos una segunda noche que resultó ser bastante económica para el tipo de hotel que es. Una habitación doble en oferta (por booking.com) sale por unos 30€. El hotel cuenta con dos piscinas y está situado al pie de una gran duna. Es, además, un hotel eco-friendly, por lo que no daña el entono. El desayuno es simplemente espectacular, aunque se paga aparte.



Cómo llegar a Ica


   Las mejores conexiones hasta Ica son por tierra y tenéis multitud de opciones. Lo más normal es llegar desde Paracas o desde Nazca, aunque nosotros al saltarnos esta última ciudad, llegamos desde Arequipa.

Bus: Desde Arequipa tardamos 11 horas y pagamos 140 s/. con Oltursa en semi-cama 160º con cena, desayuno y WiFi (regular). También llega Cruz del Sur (130 s/. sin WiFi) y Excluciva (150 s/. asiento 180º, cena, desayuno y pantalla individual). Todas salen a las 21:00 excepto Excluciva que sale a las 6 de la mañana. Hay opciones más económicas pero, eso si, menos cómodas.

Desde Paracas a Ica se tarda una hora y podéis ir con Cruz del Sur por 25s/. (7€). Las empresas Flores y Soyuz son más económicas pero la parada está más alejada del centro de Paracas.

Avión: Por vía aérea la mejor opción es aterrizar en Lima y de ahí tomar un bus hasta Ica (4 horas).

En Ica cada empresa tiene su terminal pero, más o menos, se encuentran todas en la misma calle, cerca del centro. De la terminal a la Angostura se pagan unos 5 s/. en taxi (regateando).

Ahora os toca a vosotros disfrutar del desierto de Ica.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario!