martes, 17 de noviembre de 2015

Recorriendo la Isla del Sol de Norte a Sur: puerta de entrada a Bolivia


   Si bien la Isla del Sol hace unos cuantos años no era muy conocida, hoy en día podemos decir que es uno de los principales destinos de Bolivia. Para nosotros, fue la entrada a un país que nos maravilló y que nos dejó un montón de imágenes y paisajes inigualables. Ya sólo por eso lo recordamos de forma muy especial. Es, además, una isla muy reconocida por su especial magnetismo que la envuelve con una particular energía.

  Como contrapartida, también tenemos que decir que se empieza a ver una explotación de la isla completamente abusiva y que tiene pinta de que en un futuro próximo su belleza y tranquilidad se vean corrompidas. Nos recordó por un momento a lo que sentimos en las Islas Phi Phi de Tailandia, aunque estas últimas están ya prácticamente "insalvables". 

Conociendo la Isla del Sol: de Norte a Sur


  Partimos rumbo a la Isla del Sol desde Copacabana en el barco de las 8:30. Existe otro barco que sale a las 13:30 y que suelen cogerlo las personas que quieren hacer noche en la isla. Nosotros pagamos 30 bolivianos en una de las agencias (Amazonia Andes) ya que en el muelle nos querían cobrar 45 bolivianos. La primera parada del barco fue en el muelle Sur. Nosotros continuamos en el barco ya que queríamos ir a la parte norte de la isla, llamada Challapampa, y así poder cruzarla entera caminando.

  
   Una vez lleguéis al muelle, un guía os recibirá haciéndoos creer que sus servicios van incluídos en el precio del billete pero, al acabar el recorrido guiado, os pedirá sus honorarios que no suelen ser más de 20 bolivianos por persona. Ahí ya cada uno decide si quiere guía o no. Nosotros como veníamos algo saturados desde Cuzco decidimos recorrer la isla a nuestro aire.

   En el mismo pueblo donde está el muelle visitamos el Museo del oro, un pequeño museo donde no hay oro. Si, así os lo contamos, se quedarían tan a gusto poniendo el nombre. Tras hacer un pago de 10 bolivianos puedes ver el museo y acceder al camino que te lleva a visitar los sitios arqueológicos de la parte norte.

   En esta zona pudimos visitar la Roca Sagrada o Roca de los Orígenes, donde se dice que el dios Viracocha creó a la humanidad y donde aparecieron Manco Capac y Mama Ocllo con el objetivo de fundar la ciudad de Cuzco, cuna de la civilización inca. Muy cerca de este importante lugar, se encuentra la Mesa de Ceremonias donde un chamán se ofreció para hacernos un lavado espiritual y que, educadamente, rechazamos. Actualmente se siguen realizando rituales andinos sobre este altar.

Roca Sagrada
Mesa de Ceremonias
   Siguiendo el camino llegamos a La Chincana, un laberinto de piedra desde donde se tienen unas vistas espectaculares del lago Titicaca y que antiguamente era el lugar donde los sacerdotes se iniciaban en el culto Inti mediante la meditación.

La Chincana
   Una vez visitados todos estos lugares de la parte Norte, podéis comenzar la ruta del Camino Inca que os llevará hasta la parte Sur. Nosotros os lo recomendamos 100% pero reconocemos que a nosotros nos costó bastante esfuerzo el terminarlo con dignidad. Recordad que estáis a 4.000 y que hay que tomárselo con calma, sobre todo las subidas. En total, fueron 10 kilómetros que lo terminamos en 3 hora.
Tip Lowcostero: Os aconsejamos que llevéis comida para ese día ya que durante el camino no encontraréis nada. Nosotros compramos unas salteñas muy ricas en Copacabana.


   A lo largo del camino, nos encontramos varios puestos donde te pedían dinero para poder continuar. En el primero, siuado en lo alto de una colina, nos pidieron 15 bolivianos que pagamos sin rechistar. Casi llegando al final, otra comunidad nos pedía otros 5 bolivianos y ya, cansados de tanto aprovechamiento, nos negamos rotundamente a pagarlo. Ni nos dijeron nada ni se extrañaron.


   Pero quitando este punto negativo, lo mejor del camino es disfrutar de las vistas que te da del lago Titicaca. Aquí os dejamos un resumen.






   Una vez se llegamos al Sur, nos dimos cuenta de la cantidad de alojamientos y restaurantes turísticos que ya hay montados en Yumani. Aquí visitamos las Escalinatas del Inca, donde decenas de burros se empeñaron en no dejarnos bajar al puerto y casi perder el barco de vuelta que sale a las 15:30 o 16:00. Otra opción es quedarse a dormir en la isla y regresar a Copacabana al día siguiente.



   Ya de vuelta tuvimos que recoger a un grupo de turistas que se encontraban subidos a una roca en mitad del Titicaca y que se dirigían a Copacabana. El conductor de su barco, que iba borracho, no calculó bien la distancia y lo chocó contra una roca. Cosas que pasan...


Información sobre Copacabana

 

  • Cómo llegar

     

    Desde Puno existen dos formas de llegar:

    - En Bus: tarda unas 3 horas y media parando en las aduanas de Perú y Bolivia y tiene un precio de S/. 20-25.
    - En colectivo: primero debéis ir a Yunguyo (se puede ir por Desaguadero pero es más peligroso) y ahí tomar un taxo hasta el centro de Copacabana después de pasar la frontera. El primero cuesta unos S/. 6-8 y el taxi no cobrará mucho ya que son sólo 8 kilómetros.

    Desde La Paz

       Podéis coger un bus que tarda 3 horas y media y cuesta 50 bolivianos (no incluye cinturón de seguridad XD). A mitad de camino tendréis que bajar del bus para cruzar un tramo en barca. En otra barca, cruzará el bus que os recogerá al otro lado. Una imagen curiosa. Este servicio no está incluído y cuesta 2 bolivianos por persona.

        Si viajáis a Puno o a La Paz desde Copacabana, en la calle principal tenéis varias agencias que os venden los billetes. Os aconsejamos negociar el precio. Desde otros destinos de Bolivia y Perú también tenéis buses directos.
     
  • Dónde dormir

     

   La oferta de alojamientos en Copacabana es bastante amplia y todos están más o menos cerca unos de otros. Nosotros tras preguntar en varios nos quedamos en el Hotel Olas del Titicaca por 80 bolivianos la habitación doble con baño privado, WiFi y agua caliente. Sencillo, limpio y está a 5 minutos del puerto. Eso si, exigid que os incluyan las toallas.

  • Dónde comer
 
   Dado lo turístico que es este lugar, los precios en las calles principales son mucho más elevados y la comida está orientada al turista, por lo que la calidad es bastante baja. Si queréis no gastaros mucho dinero, alejaos de las calles principales y encontraréis restaurantes con menús muy asequibles por unos 8 bolivianos. También venden por todos lados salteñas a unos 4-5 bolivianos cada una.

Quizás te puedan interesar estos artículos:


 Nosotros siempre viajamos con IATI Seguros y ahora, sólo por ser lectores, tenéis un 5% de descuento en vuestro seguro pinchando en este enlace. 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario!